Las Universidades Tecnológicas ofrecen el título de Técnico Superior Universitario a jóvenes que deseen ingresar a la educación superior de calidad, garantizando una formación intensiva y de corta duración que permite a sus egresados y egresadas integrarse en dos años a la planta productiva o continuar otros estudios. La formación que las caracteriza pertenece a la modalidad educativa denominada nivel 5 B 2 del C.I.N.E. y se distingue por su enfoque eminentemente practico.

Ser, saber y hacer son los ejes fundamentales que orientan el modelo que las sustenta y les da vida en el marco de la comunidad que las rodea, para activar en beneficio de esta y del sector industrial, estableciendo una relación entre la planeación académica y la oferta de empleo.

La fórmula 30% de teoría y 70% de práctica es el hilo conductor de los planes de estudio que a su vez, incluyen un 80% de asignaturas comunes a todos los programas educativos del subsistema y un 20% de materias relacionadas con los requerimientos específicos de la región.

Desde el primero y hasta el quinto cuatrimestre, las y los alumnos combinan los estudios en el aula, el taller y los laboratorios con actividades relacionadas con el sector empresarial, como las visitas de inducción, las visitas específicas y las estadías profesionales, con las que culminan el sexto cuatrimestre. Es aquí cuando las y los estudiantes se integran a los núcleos productivos, donde desarrollan proyectos supervisados tanto por la Universidad Tecnológica como por las empresas.

A partir del año 2010, la Universidad Tecnológica de San Luis Potosí, ofrece la oportunidad de que las y los egresados del nivel 5B, realicen la continuidad de sus estudios a nivel 5A, ofreciendo 5 ingenierías.

El modelo educativo propone una formación tecnológica con visión humanística, mira a las y los alumnos como seres integrales, cuyas vocaciones, aptitudes, conocimientos y destrezas deben ser incitados armónicamente para que puedan florecer a plenitud. Por ello, pone énfasis en el desarrollo de la creatividad, la innovación, la investigación y difusión, el dominio del idioma materno y el pensamiento lógico y matemático, además de privilegiar el aprendizaje de los más modernos sistemas informáticos y de una o varias lenguas extranjeras, herramientas indispensables para crecer competitivamente en el mundo actual.